RESPIRACIÓN CONSCIENTE

belen-1

El ritmo de la respiración tiene que ver con la relación existente entre la duración de la inhalación y de la exhalación, así como con la continuidad de esta relación en sucesivas respiraciones.

A lo largo del día, este ritmo no es constante, sino que se va acomodando a las necesidades físicas y mentales, por lo general, sin que nos demos cuenta de ello. Es diferente dependiendo de la actividad que estemos realizando: dormir, comer, caminar, montar en bici, leer, etc. Por otra parte, los patrones emocionales y mentales también tienen su influencia en dicho ritmo: por ejemplo, el estado de ansiedad lleva asociado un tipo de respiración rápida y superficial; en un estado de enfado intenso, la respiración es corta y enérgica; la tristeza, supone que esta sea entrecortada, produciéndose con dificultad; etc. Mantener un modo de respirar rítmico, de manera consciente, produce un efecto calmante en todo el organismo y puede ser utilizado para estabilizar la mente en momentos de tensión y agitación.

El ritmo requerido en nuestra práctica se acomoda a la razón 1:1, es decir, la duración de inhalación y exhalación es la misma. De este modo mantenemos un equilibrio entre la absorción de energía necesaria para mantener el tono muscular que requiere el ejercicio, y el grado de relajación que permite ir soltando las tensiones, de modo que los músculos no queden bloqueados y así vayan cediendo al estiramiento.

En definitiva, se trata de una respiración consciente, en que tenemos presente en todo momento, no sólo el que estamos respirando, sino de cómo lo estamos haciendo, obteniendo así un rendimiento energético mucho más eficiente así como la sensación general de bienestar asociada.

Por David Mijancos

www.ashtangayogamoncloa.com

About the author: Belen

Leave a Reply

Your email address will not be published.